sábado, 30 de julio de 2016

¿QUÉ ES EL TRASTORNO POR DÉFICIT DE ATENCIÓN CON HIPERACTIVIDAD ?

El TDAH es el trastorno de salud mental infanto-juvenil más frecuente, afectando aproximadamente al 5% de la población mundial. Sus síntomas dificultan el aprendizaje y pueden derivar en un rendimiento académico menor al potencial del sujeto, problemas en la socialización y comportamiento, rechazo social, consumo de substancias e incluso criminalidad en la adolescencia o edad adulta.
Es necesario que tanto los profesionales de la educación como de las familias tengan cierta formación e información para poder detectar y, posteriormente, intervenir en los procesos de enseñanza y aprendizaje de estos alumnos. En algunas ocasiones estos síntomas vienen asociados a otros trastornos, permaneciendo éste oculto y siendo difícil su detección.
Actualmente se desconoce los factores que intervienen en la aparición del TDAH, aunque parece estar claro la existencia de una interrelación de múltiples factores genéticos, neuronales y ambientales. (Barkley, 1997; Faraone, 2005; Peña y Montiel-Nava, 2003).
Evidencias neurocientíficas constatan que el origen del TDAH puede deberse tanto a una alteración en el funcionamiento cerebral como a una alteración sobre el componente genético. Estas alteraciones en el funcionamiento del cerebro podrían aportar una explicación sobre el porqué los estudiantes con TDAH presentan dificultades de aprendizaje en diferentes áreas. Esta alteración se encuentra en la corteza pre-frontal siendo ésta la encargada de las funciones ejecutivas que sirven como vehículo para la planificación, la acción y el inicio de la misma, medir si se está haciendo mal o bien, darse cuenta de los errores y corregirlos, ver si se está siguiendo un plan, evitar distracciones por estímulos irrelevantes, rechazar interferencias, ser flexible si las circunstancias cambia, y ser capaz de acabar una acción iniciada. (Barkley, 1999 y 2006; Bonet, Soriano y Solano, 2006).
De manera global, se podría definir el TDAH como un trastorno biocomportamental con un importante componente genético que se expresa por síntomas en la regulación del nivel de actividad, en el control de los impulsos y en el logro de un adecuado perfil atencional (Scandar, 2008).
En el año 1982, Barkley lo definió:
Alteración del desarrollo de la atención, la impulsividad y la conducta gobernada por reglas (obediencia, autocontrol y resolución de problemas), que se inicia en los primeros años de desarrollo. Significativamente crónica y permanente en su naturaleza y no se puede atribuir al retraso mental, sordera, ceguera o algún déficit neurológico mayor o a otras alteraciones emocionales más severas como por ejemplo la psicosis o el autismo. (p. 153)
El mismo Barkley (1999) afirmó que el Trastorno por Déficit de Atención con Hiperactividad es un trastorno de origen neurobiológico, con un marcado carácter hereditario o genético.
En la última revisión del Manual de Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales (DSM-5, 2014), publicado por la American Psychiatric Association, se pueden diferenciar tres tipos de presentación del TDAH:
A. Presentación predominante con falta de atención.
B. Presentación predominante hiperactiva/impulsiva.
C. Presentación combinada (presenta síntomas de inatención e hiperactividad/ impulsividad).
A cada uno de estos tipos de manifestarse se le asocian una serie de síntomas que nos permitirá identificar el tipo de trastorno que padece el niño así como su diagnóstico (ADANA, 2006):
A. TDAH con predominio de falta de atención à La categoría de otro trastorno por déficit de atención con hiperactividad especificado se utiliza en situaciones en las que el clínico opta por comunicar el motivo específico por el que la presentación no cumple los criterios de trastorno por déficit de atención con hiperactividad o de algún trastorno específico del desarrollo neurológico. Esto se hace registrando “otro trastorno por déficit de atención con hiperactividad específico” y a continuación el motivo específico (p. ej., “con síntomas de inatención insuficientes”). Es la categoría que muestra un menor porcentaje (17% en niños y 30% en niñas).

B. TDAH con predominio hiperactivo-impulsivo à Los síntomas característicos de este subtipo son que la necesidad de movimiento se ve incrementada, siendo en ocasiones en lugares y en momentos inapropiados. Además resultan más significativos por la obligación que sienten de mover manos y pies de forma excesiva, se balancean y se levantan a menudo de su silla. Son categorizados como niños molestos ya que no pueden contener su verborrea.
Su impulsividad se expone en forma de impaciencia presentando serias dificultades para posponer sus respuestas o esperar su turno. Lo más significativo es que estos niños tienen problemas para controlar su comportamiento y ceñirse a pautas que se establecen mostrando inadaptación familiar, social y /o social

C. TDAH combinado. à Este subtipo de TDAH se ajusta de forma más adecuada a la sintomatología de un hiperactivo/impulsivo, siendo ésta: inatención, impulsividad e hiperactividad. Es la categoría que muestra un mayor porcentaje (80% en niños y 60% en niñas).

El TDAH es un trastorno significativamente crónico y permanente en su naturaleza, aunque en la adolescencia y en la edad adulta algunas manifestaciones tienden a remitir sensiblemente, como el exceso de movimiento y la impulsividad, principalmente si la intervención ha sido precoz. Por el contrario, los déficits atencionales persisten a lo largo de toda la vida. (Fundación CADHA, 2014)
La OMS (Organización Mundial de la Salud), en 2007 ha calificado el TDAH como un problema de salud pública que afecta entre un 5% y un 8% de la población infantojuvenil en el ámbito mundial. Atendiendo al DSM-5 (APA, 2014) y según datos que nos aporta la Fundacion Cadah (2014), en la mayoría de las culturas, este problema alcanza a un 5% de la población infantil, y un 2.5% de personas adultas.
Bauermeister, Martos, Reina, Salas, Martínez, Cumba, y Barkley (2005) coinciden en que su frecuencia en niños es mayor que en niñas, teniendo la ratio niño-niña es aproximadamente de 4:1 para el tipo hiperactivo-impulsivo y 2:1 para el tipo inatento. El DSM-5 establece que el tipo más frecuente es el TDAH combinado, alrededor de un 80% del total de los casos, siendo también el más concurrente en el caso de las niñas estando presente en un 60% de los casos.
Para entender mejor en qué consiste el TDAH es necesario conocer los principales factores asociados a las características de estos alumnos (ADANA, 2006):
-   Problemas de tipo emocional: labilidad emocional o llanto fácil, baja autoestima, inseguridad...
-      Problemas de rendimiento escolar: poca motivación, rendimiento variable, fracaso escolar...
-   Problemas de adaptación en el colegio u otras actividades: baja tolerancia a la frustración, dificultades para seguir las normas...
-    Problemas en las relaciones con los compañeros: comportamiento agresivo, rechazo por parte de los compañeros…
-       Dificultades en las relaciones familiares: poca obediencia, dificultades para adquirir hábitos, irritabilidad...
-       Mayor propensión a sufrir accidentes: debido fundamentalmente a la impulsividad y la falta de atención.
(Extraído del Trabajo Fin de Master. El TDAH y el ajedrez ¿Un recurso terapéutico?,  por Fernando Ramos Trillo y Dirigido por José Manuel Gómez Montes, 2016)
Bibliografía
American Psychiatric Association. (2014): DSM-5. Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales. Barcelona: Masson.
ADANA, Fundación (2006). Guía para educadores. El alumno con TDAH. Barcelona, Ediciones Mayo. Página web: www.f-adana.org
Barkley, R.A. (1982). “Guidelines for definig hyperactivity in children: Attention deficit disorder with hyperactivity”. En: Lahey, B.B. y Kazdin, A.E. (eds.), Advances in clinical psychology, n. 5, pp. 153 – 180. New York: Plenum Press.
Barkley, R. A. (1997). Behavioral inhibition, sustained attention, and executive functions: Constructing a unifying theory of ADHD. Psychological Bulletin, 121 (1), 65-94.
Barkley, R. A. (1999). Niños hiperactivos. Cómo comprender y atender sus necesidades especiales. Barcelona: Paidós Ibérica.
Bauermeister, J., Martos, M., Reina, G., Salas, C.C., Martínez, J.V., Cumba, E. y Barkley, R.A. (2005). Comparison of the DSM-IV combined and inattentive tyupes of ADHD in a schiil-based sample of latino/hispanic children. Journal of Child Psychology and Psychiatry 42(2), 166-179.
Faraone, S. V., Perlis, R. H., Doyle, A. E., Smoller, J. W., Golralnick, J. J., Holmgran, M. A., y otros. (2005). Molecular genetics of attention deficit/hyperactivity disorder. Biological Psychiatry, 57, 1313-1323
Peña, J.A. y Montiel-Nava, C. (2003). Trastorno por déficit de atención con hiperactividad: ¿Mito o realidad? Revista de Neurología, 36, 173-179.
Webgrafía
Fundación CADAH. Probablemente de las más completas Web sobre el TDAH en español. Material extraído de la sección “Publicaciones. www.fundacioncadah.org/web/ [Consultado 20/04/2016]

No hay comentarios:

Publicar un comentario